Saltar al contenido

Lacosamida: ¿Qué es y para qué sirve?

Lacosamida: Sola o en combinación para tratar crisis epilépticas

La lacosamida es un antiepiléptico indicado para tratar las crisis parciales con o sin generalización secundaria en personas que sufren epilepsias.

La lacosamida se usa en pacientes mayores de 18 años y puede ser administrada sola o en combinación con otros fármacos.

Este medicamento actúa inactivando los canales lentos de sodio y modulando la respuesta a la colapsina tipo 2.

¿Cómo se toma Lacosamida?

Lacosamida en tabletas se toma vía oral y se puede tomar con o sin alimentos.

Se administra de la siguiente manera:

  • Semana 1 (día 1 a 7): 50mg dos veces al día.
  • Semana 2 (día 8 a 14): 100mg dos veces al día.
  • Semana 3 (día 15 a 22): 150mg al día.
  • Semana 4 (día 23 a 30): 200mg al día.

Para pacientes con insuficiencia renal leve o moderada, la dosis máxima al día es de 300mg.

¿Cómo encuentro Lacosamida en farmacias?

Este medicamento está disponible bajo varios nombres comerciales y presentaciones. Conoce alguno de ellos.

Vimpat: Lo puedes encontrar en cajas de 14 y 28 tabletas con 50, 100, 150 y 200mg.

Copinar: Lo puedes encontrar en cajas de 14 y 28 tabletas con 50, 100 y 200mg.

Elunet: Lo puedes encontrar en cajas de 14 y 28 tabletas de 50 y 100mg

¿Cuánto cuesta y dónde puedo comprar Lacosamida?

Puedes encontrar lacosamida en la gran mayoría de las farmacias físicas y en línea del país. Su costo varía según la presentación y marca que elijas.

En promedio, puedes hallar lacosamida entre los 300 y 2 mil pesos.

Recuerda que puedes revisar su disponibilidad en farmacias como Prixz, San Pablo, Farmalisto, Del Ahorro, entre otras.

¿Funciona la combinación de Lacosamida y levetiracetam?

Tanto la lacosamida como el levetiracetam funcionan como fármacos tratantes de las crisis convulsivas. Sin embargo, esta combinación es utilizada cuando fracasa la monoterapia en dosis bajas con levetiracetam para controlar las convulsiones.

El aumento simple de éste último fármaco podría intensificar los efectos secundarios, por lo cual, agregar un dosis pequeña de lacosamida ha parecido ser la respuesta eficaz para el manejo de las crisis.

¿Qué sucede en una intoxicación con Lacosamida?

Si bien es cierto que existen pocos documentos sobre la sobredosis de lacosamida, se entiende que los primeros síntomas (con dosis de 1,200mg/kg) que se pueden presentar son mareos y náuseas, es decir, se manifiesta por alteraciones del sistema nervioso central y del tracto gastrointestinal.

Incluido a ello se han reportado casos clínicos muy pequeños donde se ha suministrado 12g de lacosamida en conjunto con otros medicamentos. Apareció el estado comatoso que al retirar los medicamentos, desapareció.

En caso de presentar intoxicación, puede ser posible practicar hemodiálisis para restablecer el estado del paciente.

Antes de usar Lacosamida

Antes de iniciar un tratamiento con lacosamida, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a lacosamida.
  • Alteraciones auriculoventriculares.

Precauciones y riesgos

  • Insuficiencia renal.
  • Hemodiálisis.
  • Insuficiencia hepática grave.
  • Alteraciones cardiacas.
  • Personas de edad avanzada.
  • Uso conjunto con otros antiepilépticos, antiarrítmicos de clase I, inductores enzimáticos fuertes.
  • Puede provocar pensamientos y actos suicidas.
  • Puede producir dificultades para conducir vehículos o herramientas (mareos y visión borrosa).

Efectos secundarios de Lacosamida

Este medicamento contiene una lista larga de efectos secundarios, quien lo toma, no necesariamente verá la aparición de todos, pero debe monitorear en todo momento su estado.

  • Mareos.
  • Dolores de cabeza.
  • Náuseas.
  • Diplopía.
  • Depresión.
  • Trastornos de equilibrio.
  • Disminución de la memoria.
  • Trastornos cognitivos.
  • Somnolencia.
  • Temblor.
  • Nistagmos (movimiento involuntario de los ojos).
  • Vértigo.
  • Estreñimiento.
  • Flatulencias.
  • Astenia.
  • Fatiga.
  • Laceraciones en la piel.
  • Caídas.
  • Confusión.
  • Tinnitus.
  • Boca seca.
  • Irritabilidad.
  • Espasmos musculares.