Saltar al contenido

Indometacina: ¿Qué es y para qué sirve?

Indometacina: Controla diferentes tipos de inflamación

Indometacina está indicada para tratar los síntomas de los siguientes padecimientos:

  • Osteoartritis (alivia el dolor, sensibilidad, inflamación y rigidez)
  • Artritis reumatoide.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Artritis gotosa aguda.
  • Bursitis.
  • Capsulitis del hombro.
  • Esquinces y distensiones.
  • Inflamaciones después de procesos quirúrgicos.

¿Cuál es el mecanismo de acción de Indometacina?

La Indometacina pertenece al grupo de medicamentos llamados antiinflamatorios no esteroides y su mecanismo de acción se basa en inhibir de manera eficaz la síntesis de prostaglandinas.

Las prostaglandinas son las encargadas de sensibilizar los nervios e inflamarlos.

La Indometacina también tiene propiedades que ayudan a aliviar la fiebre, el aumento de volumen articular y la tumefacción.

Este fármaco es eliminado por excreción renal, transformación metabólica y excreción biliar y experimenta circulación enterohepática.

¿Qué dosis tomar de Indometacina?

La Indometacina existe en 3 presentaciones: cápsulas, supositorios y crema, por lo cual, las vías de administración será oral, rectal y tópica.

Cápsulas y supositorios

Para estas presentaciones, la dosis recomendada es de 50 a 200mg diarios distribuidas en varias dosis, por ejemplo 25mg dos o tres veces durante el día.

  • En paciente con dolor nocturno persistente y/o rigidez matutina, una dosis de 100mg puede ser útil.
  • Para episodios agudos de artritis reumatoide crónica, se puede aumentar la dosis en 25 o 50mg.
  • En dismenorrea primaria, tomar 75mg diarios.

Para aliviar la incomodidad estomacal que puede llegar a producir l toma de las cápsulas, se sugiere hacerlo con alimentos.

Crema o pomada

Se debe aplicar sobre el área afectada, dando un suave masaje 3 o 4 veces al día.

¿En cuánto tiempo hace efecto Indometacina?

De manera típica, el tiempo en que se obtienen las concentraciones máximas plasmáticas de la Indometacina es de 3 horas después de su ingesta en ayuno. Se absorbe por medio de la mucosa gastrointestinal cuando es tomado de forma oral.

Por medio de supositorio rectal, se absorbe mucho más rápido, por lo cual iniciaría su efecto mucho antes.

¿Cómo encuentro Indometacina en farmacias?

En el mercado existen varias marcas comerciales y presentaciones que contiene esta sustancia activa y que pueden aliviar las molestias ya mencionadas.

  • Biometacin. Caja con 30 cápsulas de 25mg.
  • Artaxol. Caja con 20 cápsulas de 20mg.
  • Ardosons. Caja con 20 cápsulas de 20mg.
  • Malival. Caja con 28 y 30 cápsulas de acción inmediata y prolongada de 25 y 50mg.
  • Indocid. Caja con 15 supositorios de 100mg cada uno o caja con 60 cápsulas de 25mg.
  • Indaflex. Tubo de crema de 40mg con 2.5g de Indometacina.

¿Cuánto cuesta y dónde puedo comprar Indometacina?

Puedes encontrar cualquiera de las presentaciones de este producto con suma facilidad en la gran mayoría de farmacias físicas y en línea del país, como pueden ser Prixz, San Pablo, Farmalisto, Benavides, Del Ahorro y otras más.

Su precio, varía según la presentación y marca comercial que elijas, pero ronda entre los 50 y 600 pesos mexicanos.

Consideraciones antes de tomar Indometacina

Antes de usar este fármaco, se deben revisar la lista de restricciones y riesgos que vienen con su uso.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a antiinflamatorios no esteroides.
  • Úlcera duodenal activa.
  • Lesiones gástricas recurrentes.
  • Embarazo y lactancia.
  • Niños menores de 14 años.

Precauciones y riesgos

  • Administración en ancianos.
  • Epilepsia.
  • Alteraciones psiquiátricas.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Insuficiencia renal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Procesos infecciosos, ya que la Indometacina puede ocultar los síntomas.
  • Pacientes con alteración de coagulación.
  • Puede producir hepatotoxicidad.

¿Qué daños causa la Indometacina?

Existe una lista de efectos secundarios asociados con este medicamento. Si sufres uno o varios de ellos de forma grave, acude a tu médico.

  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Depresión.
  • Vértigo.
  • Fatiga.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Anorexia.
  • Molestias epigástricas.
  • Dolor abdominal.
  • Estreñimiento y/o diarrea.
  • Ulceraciones en esófago, duodeno o intestino delgado.