Saltar al contenido

Hidroclorotiazida: ¿Qué es y para qué sirve?

Hidroclorotiazida: ¿Qué es y para qué sirve?

La hidroclorotiazida se usa para tratar, principalmente, formas severas de hipertensión.

Además, este fármaco es capaz de tratar edemas relacionados con disfunción renal, cardiaca, cirrosis hepática, y por terapias con corticosteroides y estrógenos.

Hidroclorotiazida PLM

La hidroclorotiazida es un diurético de la familia de las tiazidas que inhibe el transporte de sal en el cuerpo y la elimina a través de la orina.

Después de ser ingerida, la hidroclorotiazida su efecto inicia a las 2 horas y alcanza su pico a las 4 horas y termina después de 6 a 12 horas.

La hidroclorotiazida comúnmente es combinada con otros duireticos para lograr un mejor efecto en la regulación de la tensión arterial.

¿Cuál es el nombre comercial de Hidroclorotiazida?

Hidroclorotiazida se puede hallar sola bajo el nombre comercial de Rofucal.

Sin embargo, la puedes hallar en muchas más combinaciones como por ejemplo con amlodipino, candesartán, telmisartán, irbesartán y más.

Puedes buscar la que más se adapte a tu caso clínico y bolsillo.

¿Cuál es la dosis de Hidroclorotiazida?

La forma de tomar este medicamento es por medio de tabletas, por lo tanto su la vía es oral.

Adultos

  • Hipertensión: Tomar inicilamente 25mg al día y aumentar según el paciente hasta un máximo de 50mg.
  • Edema: Tomar inicialmente de 25 a 100mg al día y llegar a un máximo de 100mg.

Las mujeres antes de su menstruación, deben tomar entre 25 y 50mg hasta el inicio de ésta.

Niños

  • Lactantes hasta 6 meses: hasta 2.5mg por kilogramo al día en dos tomas.
  • Niños hasta 2 años: hasta 3.5mg por kilogramos por día en dos tomas.
  • Niños de 2 a 12 años: 37.5 a 100mg al día en dos tomas.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Hidroclorotiazida?

Actualmente, puedes encontrar la Hidroclorotiazida de forma sola, sin embargo, la presentación más recurrente será en combinación con otros antihipertensivos.

La marca comercial Rofucal, tiene el siguiente precio:

  • Caja con 30 tabletas de 25mg cada una = entre los 230 y 290 pesos mexicanos.

Con otros antihipertensivos:

Avalide

Ibersartán + hidroclorotiazida, caja con 14 tabletas = entre los 970 y 1020 pesos mexicanos.

Hyzaar

  • Losartán + Hidroclorotiazida, caja con 30 tabletas = entre los 1700 y 1800 pesos mexicanos.

Nexus H

  • Amlodipino + Hidroclorotiazida = entre los 360 y 430 pesos mexicanos.

Recuerda que puedes adquirir cualquiera de las combinaciones de Hidroclorotiazida en farmacias Prixz, San Pablo, Benavides, Del Ahorro, entre otras.

¿La Hidroclorotiazida engorda?

A pesar de su capacidad de la hidroclorotiazida de eliminar el agua y la sal que acumulan los riñones en los casos de edema, también interviene en la resistencia a la insulina, ya que hace al cuerpo menos sensible a esta sustancia, lo cual se traduce en más glucosa y una subida de peso.

Esto puede ser contrarrestado de buena manera si el paciente se enlista en un régimen de buena alimentación y ejercicio.

¿Cuáles son las contraindicaciones de Hidroclorotiazida?

Antes de iniciar un tratamiento con este fármaco, es importante saber las restricciones y precauciones:

  • No tomar en caso de hipersensibilidad a las tiazidas.
  • Evitar en caso de padecer anuria.
  • No administrar en depleción electrolítica.
  • Evitar en caso de diabetes descompensada.
  • No usar si se sufre enfermedad de Addison
  • No tomar en embarazo y lactancia.
  • Precaución en ancianos.
  • Tener cuidado en casos de insuficiencia renal y hepática.
  • Cautela en personas que sufren gota o hiperuricemia.
  • Cuidar a personas con historia de pancreatitis.
  • Hidroclorotiazida puede producir aumento de colesterol y triglicéridos.
  • Se deben revisar el nivel de electrolitos séricos.
  • Precaución en caso de miopía aguda y glaucoma secundario de ángulo cerrado.
  • El uso prolongado de hidroclorotiazida puede aumentar el riesgo de cáncer cutáneo no melanocítico.

¿Cuáles son los efectos secundarios de Hidroclorotiazida?

Algunos pacientes pueden padecer uno o varios de los siguientes síntomas. Si alguno de ellos se torna grave o recurrente, visita a tu médico.

  • Irritación gástrica.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Mareos.
  • Vértigo.
  • Dolor de cabeza.
  • Trastornos hematológicos.
  • Hipotensión ortostática.
  • Vasculitis.
  • Disfunción renal.
  • Fiebre.
  • Urticaria.
  • Hiperglucemia.
  • Visión borrosa.
  • Calambres.

Para conocer todos los síntomas, vista a tu médico.