Saltar al contenido

Dexametasona: ¿Qué es y para qué sirve?

Dexametasona: ¿Qué es y para qué sirve?

Dexametasona es un corticosteroide que es usado para aliviar inflamaciones, tratar algunas formas de artritis, trastornos de la sangre, la piel, los ojos la tiroides y los intestinos.

También se pueden tratar reacciones alérgicas intensas con este fármaco.

Dexametasona se presenta en el mercado como solución inyectable, tabletas y gotas/ungüento oftalmológico.

¿Cómo funciona Dexametasona?

La Dexametasona es un corticosteroide, la cual tiene similitudes a los esteroides, hormonas naturales producidas por las glándulas suprarrenales. Cuando el cuerpo no es capaz de generarla de manera normal, esta sustancia es capaz de sustituirla y normalizar el funcionamiento del sistema.

Con su uso oftalmológico se logra disminuir la irritación, ardor e inflamación en los ojos; así como síntomas provocados por productos químicos. Se suele usar después de una cirugía de ojos.

Dosis de Dexametasona

Solución inyectable

Uso sistémico: de 0.5mg a 20mg cada 6, 8 o 24 horas por vía intramuscular, intravenosa, intraarticular, intralesional o intradérmica.

La dosis máxima es de 80mg.

Tabletas

Dosis inicial de 0.75 a 9mg diarios administrada de 2 a 4 tomas.

La dosis en niños la debe establecer un especialista médico.

Se recomienda tomarla después de los alimentos.

Gotero o ungüento oftalmológico

Gotero: Aplicar una gota en cada ojo durante el tiempo que lo indique el médico.

Ungüento: Aplicar con el dedo índice un cordón de ungüento de 1.25cm aproximadamente en el hueco formado en el parpado inferior. Parpadear lentamente y cerrar el ojo por 1 o 2 minutos.

¿Cuánto cuesta y dónde puedo comprar Dexametasona?

La Dexametasona se puede encontrar con gran facilidad en la mayoría de las farmacias físicas y en línea del país. Su costo varía según la presentación y la marca que se desee.

  • Alin es la marca más famosa en la presentación de tabletas y ampolletas y su precio oscila entre los 60 y 100 pesos mexicanos.
  • Respecto a las presentaciones oftalmológicas, se pueden encontrar desde los 500 hasta los 750 pesos mexicanos en diferentes marcas.

Recuerda que puedes adquirir la presentación que necesites en Farmacias Prixz, Farmacias San Pablo, Farmacias del Ahorro, entre otras.

Dexametasona en embarazo y lactancia

El uso de este fármaco durante el embarazo está indicado de manera limitada. Se ha mostrado que puede producir alteraciones en el crecimiento del feto como fisura palatina, retraso del crecimiento intrauterino o hipoadrenalismo. El médico debe evaluar si el beneficio supera al riesgo.

Respecto a la etapa de lactancia, Dexametasona es excretada por la leche materna, por lo cual, se debe suspender el tratamiento o evitar la dar leche.

Dexametasona y alcohol

Con el uso de Dexametasona, la ingesta de alcohol debe verse limitada, ya que existe el riesgo de perforaciones o hemorragias estomacales e intestinales. Su combinación no está recomendada.

Precauciones de Dexametasona

Antes de iniciar un tratamiento con Dexametasona, se tienen que revisar las restricciones y precauciones. Su uso incorrecto puede provocar efectos adversos en quien lo toma.

No tomar en caso de:

  • Hipersensibilidad a la sustancia.
  • Micosis sistémica.
  • Tuberculosis activa.
  • Hipertensión arterial severa.
  • Procesos virales severos.
  • Diabetes mellitus.
  • Articulaciones inestables.
  • Tendencia a sangrar fácilmente.
  • Enfermedad de Charcot.

Precaución en caso de:

  • Herpes simple ocular.
  • Insuficiencia renal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Insuficiencia cardiaca grave.
  • Infecciones víricas agudas.
  • Pacientes que no hayan sufrido de sarampión o varicela y estén en contacto con que la sufran.
  • Enfermedades psiquiátricas.
  • Úlceras.

Efectos secundarios de Dexametasona

La lista de efectos secundarios de este medicamento es extensa. Hay que recordar que si alguno de los aquí mencionados se presenta de manera grave o persistente, se debe consultar al médico.

  • Úlcera péptica con posible perforación o hemorragia, perforación del intestino delgado o colon.
  • Convulsiones.
  • Aumento de presión intracraneal con edema de papila.
  • Vértigo.
  • Dolor de cabeza.
  • Trastos psíquicos.
  • Debilidad muscular y reducción de masa muscular.
  • Osteoporosis.
  • Necrosis asépticas de las cabezas femorales y humerales.
  • Edemas.
  • Glaucoma.

Además, se puede presentar: irregularidades menstruales, síndrome de Cushing, detención de crecimiento en niños, disminución de tolerancia a carbohidratos, manifestación de diabetes mellitus latente, hirsutismo, cataratas, tromboembolia, aumento de peso, aumento de apetito, piel delgada y frágil.

Para conocer la lista completa, acuda a su médico.