Saltar al contenido

Degeneración macular asociada con la edad: ¿Qué es y cómo prevenirla?

Degeneración macular asociada con la edad: ¿Qué es y cómo prevenirla?

La degeneración macular asociada con la edad (DMAE) es una enfermedad que va dañando, de manera paulatina, la visión de quien la padece.

Esto sucede porque la macula del ojo (zona pequeña en el centro de la retina encargada que enfocar con claridad los objetos) se va deteriorando debido a un cambio en el modo de irrigación de los vasos sanguíneos que la alimentan y la acompañan.

Al suceder este daño, las personas pueden perder la vista central y empezar a tener problemas para leer, ver televisión o llegar, incluso, a perder la vista completamente.

La degeneración macular relacionada con la edad es común en personas que pasan los 50 años y existen algunas formas de prevención y tratamiento.

Tipos de degeneración macular

Actualmente, la medicina tiene bien definidas dos formas de degeneración macular.

Degeneración macular húmeda

Se da cuando existen hemorragias y acumulación de líquido en la mácula. Es la forma grave de esta enfermedad y produce crecimiento de vasos sanguíneos y cicatrices bajo la mácula. Puede provocar la pérdida de la vista.

Degeneración macular seca

Este tipo se caracteriza por el deterioro de las células mácula sensibles a la luz. La degeneración avanza de forma lenta y constante y produce el envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de mácula.

Las personas que son detectadas con degeneración macular seca, deben tener controles continuos y un tratamiento a base de suplementos.

Factores de riesgo de la degeneración macular

Como su nombre lo indica, la edad es el principal factor de riesgo para padecer la degeneración macular. Sin embargo, los especialistas han asociado otras fuentes:

  • Genética: Tener en la familia historial de degeneración macular es un punto importante a tomar en cuenta en el desarrollo futuro.
  • Malos hábitos alimenticios: Tener grandes cantidades de grasa corporal, así como alimentarse de manera inadecuada puede ser factor de riesgo.
  • El tabaco: Fumar de forma regular inhibe la irrigación de oxígeno a la mácula y demás partes del cuerpo.
  • Hipertensión: De igual manera que el tabaco, la hipertensión reduce el nivel de oxígeno que es llevado a los órganos y tejidos.
  • Ojos claros: Un color claro determina una menor protección a los rayos ultravioleta.

Síntomas de la DMRE

Al ser una enfermedad con base en la mácula, todos los síntomas están asociados a la vista.

  • Visión borrosa. Dificultad para leer, ver televisión o manejar.
  • Ver machas oscuras.
  • Ver las líneas de los objetos torcidas: puertas, ventanas, postes de luz.
  • Alteración en la captación de profundidad o altura. Dificultad para subir o bajas escaleras.

Tratamiento para la degeneración macular relacionada con la edad

Es importante saber que para la degeneración macular seca aún no existe un tratamiento eficaz, por lo que se recomienda que la prevención sea la principal forma de combatirlo.

Por otro lado, respecto a la degeneración macular húmeda, existe la opción de inyectar antiangiogénicos directamente en el ojo. Esta alternativa puede ser útil hasta en un 90% para evitar la pérdida de la vista.

Igualmente, se puede probar la cirugía láser para poder destruir los vasos sanguíneos que deterioran la mácula.

Prevención de la degeneración macular

Hasta la fecha, no existen métodos 100% certeros para evitar por completo la degeneración macular. Sin embargo, existen suplementos alimenticios que pueden ser útiles.

Macuhealt es un suplemento natural que previene el riesgo de padecer degeneración macular relacionada con la edad y ayuda a mejorar el desempeño de la visión.

Está compuesto por los ingredientes que conforman la macula: luteína, zeaxantina y mesozeaxantina; por lo cual, está diseñado para mejorar el pigmento del macular a través del tiempo.

Además, nunca está de sobra tener una vida saludable que ayude a nuestro cuerpo a trabajar de manera correcta.

  • Tener una dieta equilibrada. Además, puedes agregar cantidades generosas de frutas amarillas y anaranjadas, pescado y granos integrales.
  • Hacer ejercicio con frecuencia.
  • No fumar y tomar alcohol con medida.
  • No exponer los ojos de manera directa al sol.
  • Acudir al oftalmólogo de manera recurrente.