Saltar al contenido

Bromhexina: ¿Qué es y para qué sirve?

Bromhexina: Mucolítico y Expectorante

La bromhexina es un medicamento mucolítico y expectorante que ayuda en casos de enfermedades broncopulmonares crónicas y agudas.

Este fármaco es capaz de reducir la viscosidad de las secreciones mucosas y aumenta el volumen del esputo. Con ello, se facilita su expulsión casos de gripe y catarro.

¿Cuánto tomar de Bromhexina?

La vía de administración de este medicamento es oral.

Solución oral

Adultos: Tomar 4 a 8mg, 3 veces al día.

Niños: Tomar 2mg, 3 veces al día.

Lactantes: Tomar 0.5mg/kg al día

Jarabe

Adultos y niños mayores de 12 años: Tomar 16mg, 3 veces al día.

Niños de 6 a 12 años: Tomar 4mg, 3 veces al día.

Recuerda que estas son dosis generalmente recomendadas. Debes acudir a tu médico para tener la prescripción correcta de tu caso.

¿Cómo encuentro Bromhexina en farmacias?

Para tratar tus infecciones respiratorias, se pueden hallar diversos nombres comerciales y presentaciones que contengan la sustancia activa. Revisa algunas de ellas.

Normoflex, para adulto y niño.

Cepobrom, para adulto.

Tesalon, para adulto y niño.

Fluxedan, para adulto.

Bisolvon, para adulto y niño.

Dalvear, para adulto y niño

Recuerda que la mejor marca es la que establezca tu médico.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Bromhexina?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar sin complicaciones en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país. Su costo depende de la marca que adquieras.

Su precio ronda entre los 50 y 600 pesos mexicanos.

Recuerda que puedes adquirir cualquier presentación de bromhexina en farmacias Prixz, Smartclub, San Pablo, Farmalisto, Benavides, Del Ahorro, entre otras.

¿Cuál es la diferencia entre Bromhexina y Ambroxol?

Primero, debes de saber que el ambroxol es un derivado de la bromhexina. Ambos son expectorantes y mucolíticos y la única diferencia que puede existir es el uso según la gravedad de las afecciones del paciente.

Los médicos, usualmente, suelen usar la bromhexina, para tratar las formas más graves de las enfermedades broncopulmonares.

Recuerda siempre acudir a tu médico para poder determinar con exactitud qué fármaco necesitas.

Bromhexina para la tos

Una de las principales causas de la tos son las infecciones virales del árbol respiratorio superior, y existen de dos tipos: tos seca y tos productiva.

La tos seca se refiere a aquella que es existente y no arroja ninguna flema. En ella, aumenta la irritación de la garganta y dan más ganas de toser. Este tipo de tos debe ser combatida con medicamentos llamados antitusivos.

La tos productiva es aquella que sí arroja moco y en estos casos, puede ser disminuida con mucolíticos y expectorantes como la bromhexina.

Bromhexina y Oxeladina ¿Qué es?

De seguro has visto en algunas farmacias medicamentos que contienen estas dos sustancias activas.

La bromhexina es un mucolítico que reduce la viscosidad del moco y ayuda al cuerpo a expulsarla.

La oxeladina es un medicamento antitusivo que reduce la tos al actuar en el centro tusígeno del sistema nervioso central.

Por lo tanto, la combinación de ambas, ayuda a expulsar las flemas mientras tiene controlada a la tos.

¿Quién no puede tomar Bromhexina?

Antes de iniciar un tratamiento con bromhexina, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a bromhexina.
  • Embarazo y lactancia.

Precauciones

  • Insuficiencia hepática o renal grave.
  • Ulcera gastroduodenal.
  • Asma
  • Insuficiencia respiratoria grave.
  • Dificultad para toser.

¿Qué efectos secundarios produce Bromhexina?

Como todo medicamento, bromhexina puede producir algunas reacciones adversas como:

  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Náuseas.
  • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • Broncoespasmo.
  • Angioedema.
  • Urticaria.
  • Prurito.
  • Síndrome de Stevens-Johnson